Receta de Pastel vasco

recetas-pastel-vasco-cocinas-santos-santiago-interiores-02

Queremos compartir con vosotros la deliciosa receta de Pastel vasco que Santos nos propone para el mes de Marzo. Os invitamos a entrar en vuestra cocina y preparar este dulce típico del norte del País Vasco. Se trata de un postre sencillo y muy sabroso, relleno de crema por dentro y crujiente por fuera. ¿Os apetece probarlo? Aquí tenéis los ingredientes y todos los pasos para la elaboración.

Ingredientes

Para la masa:

  • 200 g de mantequilla
  • 300 g de harina
  • 150 g de azúcar
  • 60 g de almendra molida
  • 2 huevos
  • Sal

Para la crema:

  • 400 ml de leche entera
  • 1 palito de canela
  • 40 g de azúcar
  • 50 g de harina
  • 2 huevos
  • 50 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación

La crema pastelera:

Elaborar la crema pastelera en primer lugar puesto que debe enfriar para poder usarla como relleno.

Poner en un cazo la leche y la canela. Dar un hervor y dejar reposar unos diez minutos. Colar la leche y meterla de nuevo en el cazo, reservando medio vaso. En un bol mezclar el medio vaso de leche, la harina, la vainilla, el azúcar y los huevos.

Cuando la leche del cazo rompa a hervir, añadir la mezcla, removiendo con la ayuda de unas varillas y llevar de nuevo a ebullición. Mantener al fuego durante un par de minutos y finalmente incorporar la mantequilla. Reservar la crema tapada con film transparente al ras.

La masa:

Es importante trabajar con la mantequilla bien fría. Por ese motivo, es recomendable introducirla en el congelador media hora antes de empezar a manejarla.

En un bol ancho y abierto colocar la harina, la almendra, el azúcar, la sal y la mantequilla cortada en cubitos. La mantequilla, que previamente ha pasado por el congelador, debe estar muy fría, pero sin llegar al punto de congelación. Con la ayuda de un tenedor o un mortero mezclar todos los ingredientes, sin preocuparnos en exceso de que quede una masa completamente homogénea.

Batir los huevos aparte. Una vez que estén bien batidos, añadirlos a la mezcla anterior e integrarlos poco a poco hasta formar una masa uniforme. Envolverla en film transparente e introducirla durante 1 hora u hora y media en el frigorífico para que cuando se extienda esté, de nuevo, bien fría.

Sacar la masa de la nevera y dividirla en tres partes. Una de ellas será para tapar el pastel, y las otras dos para formar la base y los lados. Reservar una parte en la nevera.

Colocar sobre la superficie de trabajo una hoja de papel de hornear y sobre ella los dos tercios de masa que vamos a estirar. Taparla por encima con otra hoja papel y con la ayuda de un rodillo empezar a darle forma para hacer un círculo de unos 5 mm de grosor. Obtendremos así la base del pastel.

Colocar la masa estirada sobre un molde redondo de unos 18/20 cm (previamente engrasado con aceite) de forma que cubramos la base y los lados. Si la masa se rompe al trasladarla no hay problema, podemos recomponerla dentro del molde. Tratar de que el borde sea de la misma altura en todo el contorno.

Meter de nuevo el molde con la masa en la nevera unos 10/15 min. Rellenar con la crema que hemos reservado y tapar con el tercio de masa, previamente extendida, que habíamos apartado. Sellar la tapa a la masa base con los dedos de forma que quede bien cerrada.

Para acabar pincelar con huevo, dibujar unas rayitas con ayuda de un cuchillo, y meter en el horno precalentado a 180º durante unos 40 min.

Para ver más imágenes del proceso de elaboración y la presentación final de esta receta os animamos a visitar el blog ToBeGourmet.