Image

Sorbete de piña, una receta ligera y refrescante para el verano

Receta sorbete de piña

Cuando aprieta el calor es muy fácil perder el apetito…salvo que sepamos cómo incluir en la mesa platos refrescantes e hidratantes. Por eso los postres helados son la sobremesa por excelencia del verano.

El calendario Santos propone para el mes de julio una receta sencilla, rápida y, sobre todo, muy ligera, que se adapta perfectamente al ritmo de vida estival, en el que apenas paramos en casa. Se trata del delicioso sorbete de piña, que además resulta muy saludable. ¿Qué más se le puede pedir?

Ingredientes

  • 1 piña
  • 1 cm de raíz de jengibre rallada
  • 1 cucharada sopera de sirope de arce
  • 8 hojas de hierbabuena
  • 1 pizca de pimienta negra molida

Preparación

Lo mejor es comenzar la preparación el día anterior, troceando una piña en dados, y guardándolos en una bolsa de congelación dentro del frigorífico. Pero si no hemos sido previsores, basta con dejarla en el congelador durante tres o cuatro horas.

Una vez tengamos la piña troceada congelada, la introducimos en el vaso de la batidora, junto con el jengibre fresco rallado y la cucharada de sirope de arce (si la piña está aún verde, o si se tiene predilección por los sabores muy dulces, se pueden echar dos cucharadas de sirope, en lugar de una).

A continuación trituramos hasta conseguir una pasta homogénea. En un bol, mezclamos esa pasta con las hojas de hierbaluisa, picadas muy finas, y la pimienta negra. Revolvemos con las varillas, o con una pala mezcladora a velocidad baja durante un minuto.

Y ya está listo para servir. Decóralo con unas hojitas de hierbaluisa para un resultado más delicado. Si preferimos el sorbete muy frío, se puede dejar durante una hora en el congelador, aunque de este modo perderá algo de cremosidad.

Te gustará si…

    • Buscas un postre saludable, apto para todo tipo de comensales, independientemente de su dieta.
    • Quieres impresionar a tus invitados, pero no tienes mucho tiempo para cocinar.
    • Te encanta la fruta, y exploras nuevas formas de incorporarla a la mesa.
    • Necesitas una receta refrescante que te ayude a combatir las altas temperaturas.
    • Tiendes a hacer comidas muy copiosas, y precisas un contrapunto más ligero para la sobremesa.
    • Deseas encontrar una alternativa fría y nutritiva para aperitivos y meriendas.
    • Tienes debilidad por los sabores tropicales.

Esperamos que disfrutes de esta propuesta, que además de sana y refrescante, es muy fácil de personalizar con cualquier otra fruta a tu gusto. Y si quieres ver más imágenes del proceso de elaboración, puedes hacerlo en el blog Sweet & Sour