Image

Cocinas en paralelo: una distribución muy funcional para estancias alargadas

Distribución de cocinas en paralelo

Elegir la distribución es una de las decisiones más importantes a la hora de amueblar una cocina. En paralelo, lineal, con forma de L, de U, con isla o península… las posibilidades son numerosas y la clave para acertar está en tener en cuenta el tamaño y características de la estancia, además de los gustos y hábitos de sus usuarios.

No hay, por lo tanto, soluciones mágicas que sirvan para todos los casos, pero sí es cierto que las cocinas en paralelo, en las que el mobiliario se distribuye en dos filas enfrentadas, son una de las opciones más empleadas en las estancias largas y estrechas. Al aprovechar las dos paredes más amplias para poner los muebles se consigue maximizar el espacio horizontal, lo que permite una zona de trabajo cómoda, plenamente equipada y con gran capacidad de almacenaje.

Cocinas en paralelo con dos puertas

De la misma manera, es una distribución idónea cuando una cocina cuenta con dos puertas, o se abre a otras zonas de la casa, así como cuando se desea transformar un espacio de paso en una cocina funcional y moderna.

Cocinas pequeñas en paralelo: un triángulo de trabajo muy cómodo

Cocinas pequeñas en paralelo Santos

Como decíamos, en las cocinas pequeñas y rectangulares es muy frecuente colocar el mobiliario en dos frentes paralelos, pero es imprescindible tener en cuenta que hace falta un mínimo de 120 cm entre ellos para poder deambular y trabajar cómodamente. Si eso se cumple, se logra crear una zona de trabajo confortable y en la que todo se encuentra a mano.

Además, en el caso de cocinas de dimensiones muy reducidas, o con poca luz natural, puede generarse cierta sensación claustrofóbica si no se cuida mucho la iluminación, por lo que es importante evitar sombras y zonas oscuras. Otras recomendaciones para aligerar visualmente el ambiente pasan por elegir muebles estilizados, en colores claros y con zonas abiertas en la parte superior.

De la misma manera, en espacios que se abren en uno de los laterales también se atenúa esa sensación de encierro, permitiendo la conexión con otras estancias de la casa como el salón o el comedor, y facilitando la comunicación con familiares y amigos mientras se prepara la comida.

Cocinas pequeñas en paralelo abiertas en el lateral

Cocinas grandes en paralelo: con espacio libre en el centro

Pero esta distribución puede dar también mucho juego en estancias más grandes, en los que el espacio central, que queda libre, se puede emplear para poner una mesa de comedor con sillas. Ahora bien, hay que tener en cuenta que si la distancia entre los dos frentes es excesiva, se perderá funcionalidad al quedar las tres zonas de trabajo (cocción, agua y almacenaje) demasiado alejadas.

En ese sentido, es mucho más habitual elegir esta distribución en cocinas grandes rectangulares, mientras que en las cuadradas resulta más funcional una distribución en U o con isla.

Cocinas en paralelo con barra o zona de comedor 

Cocinas en paralelo con mesa de comedor Santos

Cuando la cocina es muy alargada, se puede emplear parte de uno de los laterales para poner una mesa contra la pared, o una práctica barra de desayunos. Así, se incluye una pequeña, pero muy funcional, zona de comedor en la que tomar algo en cualquier momento del día. Si la estancia es más cuadrada, sin embargo, es mejor utilizar la pared que queda libre para este fin.

Diseños de cocinas en paralelo en zonas de paso

Cocinas en paralelo en espacios abiertos

En ocasiones, la cocina funciona también como una zona de paso entre la entrada de la casa y el resto de la vivienda (especialmente en estudios y pisos pequeños), o cuenta con dos puertas (al comunicar con la terraza o el lavadero, por ejemplo). En estos casos, la distribución en dos frentes resulta muy práctica, ya que se saca partido de ambos lados de la estancia y se deja libre el espacio central para poder moverse cómodamente sin obstáculos de ningún tipo.

Así, de un lado se pueden situar la zona de cocción y fregadero (separadas por un mínimo de 50 cm) y enfrente, la de electrodomésticos como el horno o el frigorífico, o los muebles de la despensa. Si además van empotrados, como en la imagen superior, se consigue aligerar aún más el ambiente.

Si estás buscando un diseño en paralelo para tu hogar, te animamos a consultarnos. En Santiago Interiores nos encantará asesorarte para que saques el máximo partido de tu cocina, realizando un proyecto personalizado que se adapte a tus necesidades y gustos. ¡Reserva tu cita aquí!