Image

Helado de chocolate y cardamomo, un placer estival

Helado de chocolate y cardamomo

Si hay un postre por excelencia del verano, sin duda es el helado. Se trata de una propuesta que nunca falla, ya sea en un paseo al borde del mar, en una terraza después de cenar, bajo el sol abrasador en la playa o simplemente de sobremesa en casa. Refrescante, cremoso, dulce y con reminiscencias a infancia… ¿qué más le podemos pedir?

El calendario Santos para el mes de agosto nos trae un helado casero de chocolate y cardamomo, una receta sofisticada que complementa la dulzura del cacao con el sabor sutil y algo picante de esta especia india. Para llevarlo a cabo no es necesario contar con una máquina mantecadora, pero es cierto que sin ella el proceso será algo más largo y laborioso. ¿Cómo preparar esta delicia?

Ingredientes

  • 150 g de chocolate negro
  • 12 bayas de cardamomo
  • 300 ml de leche entera
  • 300 ml de nata líquida
  • 2 yemas de huevo
  • 50 g de azúcar glas
  • 25 g de miel
  • Una pizca de sal

Preparación

Sacamos las semillas del interior de las bayas de cardamomo, desechando las vainas y machacando bien las pepitas. Reservamos.

Ponemos la nata líquida en el frigorífico para que enfríe durante un par de horas. Después la montamos, y la reservamos también en la nevera hasta el momento de usarla.

En un cazo, batimos las yemas de huevo junto con el azúcar y la miel. Añadimos la leche y seguimos batiendo hasta que todo quede bien ligado. Ponemos el cazo al fuego, hasta que la mezcla comienza a espesar. Añadimos una pizca de sal y el chocolate, previamente rallado. Removemos bien hasta que el chocolate se funde y agregamos las semillas de cardamomo trituradas. Dejamos que la mezcla se enfríe, añadimos la nata montada y la guardamos en el frigorífico.

Una vez fría, vertemos la mezcla en la mantecadora para que se haga el helado o, en caso de no tener, metemos la mezcla en el congelador y, cada media hora, removemos para romper los cristales de hielo que se puedan formar. Repetiremos el proceso todas las veces necesarias para obtener la textura fría y cremosa característica del helado. Una vez conseguida, conviene dejarlo en el congelador unas 3 horas más antes de servir.

Te gustará si…

    • Eres amante de los helados y siempre estás dispuesto a probar nuevos sabores
    • Te gusta innovar y añadir un toque exótico o diferente a los postres de siempre
    • Quieres aprovechar las vacaciones para elaborar nuevas recetas para las que no tienes tiempo habitualmente en otras épocas del año
    • Sueles volver acalorado de la playa y con ganas de un tentempié fresco que te ayude a combatir el calor
    • Tienes invitados en casa y buscas un dulce con el que sorprenderlos que resulte apetecible tras una comilona a grandes temperaturas
    • Consideras el chocolate uno de los grandes placeres de la gastronomía, y en verano prefieres tomarlo en versión gélida
    • Quieres darte un capricho sin tener que recurrir a opciones poco saludables como los helados industriales

Te animamos a que pruebes esta riquísima receta con la que refrescar y endulzar cualquier día del verano. Ha sido realizada por la estilista gastronómica Beatriz Rodríguez, en cuyo blog ToBeGourmet podrás encontrar muchos otros postres exquisitos.